La Manada ofrece una formación completa para el futuro actor o actriz, a lo largo de cuatro años, que se dividen de la siguiente manera:

 

En La Manada, hemos demostrado que convertirse en un verdadero profesional de este oficio no depende del talento ni la inspiración ,sino del aprendizaje de herramientas útiles en los campos de interpretación, cuerpo, voz, literatura dramática e historia. Nuestra formación regular es un proceso de cuatro años en el que los alumnos aprenden técnicas concretas que les permiten desenvolverse en la profesión con rigor, compromiso y sensibilidad. Independientemente del medio en el que se encuentren: teatro, cine, televisión, docencia, etc.

 

Por otra parte, entendemos que el actor y actriz creador debería aportar a su entorno el cuestionamiento de la realidad y el de uno mismo con el objetivo de hacer una sociedad más libre, más solidaria, más valiente, más inteligente y más humana. Y para ello nos resulta imprescindible el conocimiento, la sensibilidad y la inteligencia. Pero también el juego.

Si quieres saber más sobre nuestra idea del Arte Dramático, te recomendamos ver esta charla del director de La Manada, Carlos Silveira: